miércoles, 16 de abril de 2008

Nayud Mohamad Naser

Una niña yemení de ocho años logró escapar de la casa conyugal hace dos semanas y llegar hasta el tribunal para denunciar a su padre y a su marido.



Se llama Nayud Mohamad Naser, tiene tan solo ocho años y pidió a un juez de su país que le ayude a conseguir el divorcio después de que su padre la obligara a casarse y a convivir con un hombre de 30 años. "Trataba de huir de una habitación a otra, pero él me perseguía, me maltrataba y hacía conmigo lo que deseaba, cosas que no entiendo. Cuando me veía jugando, también me golpeaba y me pedía ir al dormitorio. Lloraba mucho, pero nadie me ayudaba"
El marido de Nayud no ha aceptado el divorcio. Ante el juez, manifestó: «No me divorciaré. Tengo derecho a quedármela. Ningún poder podrá pararme».
Pero el juez de un tribunal de primera instancia en Saná, la capital de Yemen, dispuso que se encarcelara al marido y al padre, aunque luego liberó a este último por problemas de salud. La extrema pobreza en ese país es, muchas veces, la causa de que los padres yemeníes obliguen a casar a sus hijas desde pequeñas. El 52 % de las pobladoras de zonas rurales y beduinas se casan entre los siete y los 10 años. Ninguna legislación prohíbe este tipo de matrimonios. ¿Estamos ante un tipo de pederastia protegida por una cultura ?

3 comentarios:

sara arango dijo...

Participación en este blog ya!

siglo21 dijo...

Las niñas son vendidas como mercancia, en ocasiones tienen menos valor que una cabra.que sentiran obligadas a vivir y mantener relaciones sexuales con su marido-pederasta.

Jose dijo...

tranki saraaa aver si se te va asubir el pomulo xDDDD